top of page

¿Pueden los clínicos liderar la mejora de procesos en la Atención de Salud?

Profesional de salud deja el estetoscopio a un lado y trabaja en su computador

Los roles de jefaturas clínicas suelen ver cómo su día se llena de incendios que apagar, muchos de los cuales se van repitiendo mes a mes o semana a semana, incluso día a día. Con esto en mente, viene al caso preguntarse si tiene sentido hacerse cargo de su propia mejora de procesos, tomando un papel activo, antes que esperar a que equipos centrales les apoyen.


Este artículo se sumerge en la idea que los profesionales de la salud, quienes viven los procesos, sean quienes lideren las iniciativas de mejoras de procesos, ya sea que tengan un título formal de liderazgo o no. Inspirados por el concepto japonés de Kaizen, que aboga por pequeñas mejoras incrementales, exploraremos juntos los beneficios y desafíos de tomar las riendas de estos proyectos.


Pros de Asumir el Rol de Mejora de Procesos en salud


  1. Conexión con la realidad clínica: ¿Quién mejor para entender los desafíos y procesos específicos de la atención de salud que los que están en la primera linea? Al liderar, aseguramos que las soluciones sean verdaderamente prácticas y aplicables.

  2. Compromiso y motivación del equipo: La participación activa de los clínicos inspira a sus colegas. Al liderar desde dentro, se genera un sentido de propósito compartido, fomentando la motivación y el compromiso hacia el éxito de las mejoras.

  3. Agilidad en la implementación: Los clínicos pueden identificar y abordar problemas de manera más rápida y directa. La toma de decisiones ágil, que tanto valoramos en la atención de salud, puede ser crucial en la implementación de mejoras.


Contras de Asumir el Rol de Mejora de Procesos


  1. Demanda adicional de tiempo: Se sabe lo preciado que es el tiempo en la atención clínica. Asumir más responsabilidades puede aumentar la carga de trabajo, compitiendo con las demandas urgentes de la atención al paciente.

  2. Falta de experiencia en gestión: Aunque expertos en cuidado directo, se puede carecer de habilidades específicas de gestión de proyectos. La solución: capacitarse y adquirir las habilidades necesarias para liderar con eficacia.

  3. Enfoque potencialmente limitado: La perspectiva clínica es invaluable, pero se debe recordar que hay factores más amplios en la gestión y eficiencia operativa. La colaboración es clave.


Sugerencias para hacerse cargo de la mejora de procesos


  1. Formación en habilidades de gestión: Busca oportunidades de formación en habilidades de gestión de proyectos y de mejora de procesos. Fortalecer estas habilidades te permitirá liderar de manera efectiva.

  2. Colaboración interdisciplinaria: Trabaja en conjunto con profesionales con experiencia en gestión. Integrar la experiencia clínica con la eficacia operativa puede ser la fórmula para el éxito.

  3. Implementación gradual de cambios: Adopta la filosofía Kaizen. Pequeñas mejoras continuas permiten ajustes sin interrumpir las operaciones diarias.

  4. Comunicación clara y abierta: Establece canales de comunicación transparentes. Mantener a todo el equipo informado y alineado es esencial para el éxito de cualquier proyecto de mejora.

  5. Feedback constante y adaptabilidad: Acepta el feedback de tu equipo y luego a adapta las estrategias. La flexibilidad y la capacidad de aprendizaje continuo son clave para superar obstáculos.


Los clínicos, enfermeras, médicos, matronas, entre tantos otros, tienen el poder de liderar mejoras de procesos en sus unidades. Aunque hay desafíos, cada obstáculo es una oportunidad de crecimiento. Adopta la filosofía Kaizen y conviértete en agente de cambio que impulsa mejoras significativas en la atención de salud. La calidad y eficiencia depende de todos.


¿Qué opinas? ¿Cómo te sientes para liderar tus procesos de mejora? Recuerda suscribirte para que no te pierdas ningún artículo, puedes hacerlo aquí.

Comments


bottom of page